Ezequiel Pini, fundador del Estudio Creativo Six N. Five, habla con LABASAD en el quinto encuentro de ‘Vidas Creativas’, un espacio de conocimiento en el que grandes figuras del diseño nos exponen sus experiencias y las claves de su éxito. El artista argentino es un premiado diseñador y artista digital, con base en Barcelona, conocido por crear experiencias digitales con una estética limpia y moderna que, a su vez, nos traslada a ambientes cercanos al surrealismo. Six N. Five, el estudio liderado por Pini, está especializado en los diseños 3D y uno de sus principales objetivos ha sido conseguir legitimar este tipo de diseño como un nuevo medio de expresión artística.

“Llevamos años trabajando en un estilo personal definido. La exploración de espacios irreales que parecen verídicos, esta mezcla entre lo real y lo imaginario era la idea principal de este estilo».

 

Trabajo de Ezequiel Pini, fundador del estudio de diseño Six N. Five

Proyecto ‘What If?’ de Six N. Five

 

 

En este Encuentro #05, Ezequiel Pini explica cómo ha conseguido crear un estilo muy personal. Su estudio de diseño destaca sobre todo por la creación de composiciones contemporáneas, elegantes y con un ambiente casi hipnótico que te harán dudar de la realidad. Un estilo diferencial que le ha hecho ser una de las referencias del diseño en 3D. Ezequiel Pini define una ‘Vida Creativa’ como “aquella que disfruta de cada momento y vive cada día como algo distinto. Mi mayor objetivo ha sido siempre hacer lo que deseaba y en lo laboral he tenido la suerte de dedicarme a lo que realmente me apasionaba. Pini destaca la importancia de crear un estilo propio en esa lucha interna con lo comercial. Además, el diseñador argentino remarca el hecho de estar bien con uno mismo y si era necesario “me tomaba un descanso”.

 

 

 

“Me siento afortunado porque me ha tocado trabajar con clientes que me veían como alguien con voz en el proyecto, no como una herramienta de lo que quieren hacer. Yo quiero tener mi voz y me vinculo a marcas más abiertas a trabajar con mi estilo como por ejemplo Samsung o Microsoft».

 

 

El fundador de Six N. Five se muestra afortunado, ya que muchas de las marcas con las que ha trabajado han respetado su estilo artístico. «Siempre le di prioridad a los proyectos personales», y esa ha sido una de las claves en las que su estilo se ha ido reflejando a lo largo de los años. A pesar de su reputación actual, Ezequiel Pini reconoce que las creaciones en 3D no siempre han tenido la misma repercusión profesional. «Gracias a la pandemia, los artistas digitales hemos ganado una mejor repercusión con la llegada del ‘blockchain’ y los ‘NFT'». El diseñador argentino reconoce que el mundo está en una constante evolución y es necesario adaptarse a ello.

«A nivel personal, es importante una parte de disciplina que he tenido desde pequeño. Mi padre era entrenador de taekwondo y yo lo he practicado desde los 4 hasta los 25 años. Los valores que tiene deportes me han ayudado a centrarme en conseguir mis objetivos».

 

Trabajo de Ezequiel Pini, fundador del estudio de diseño Six N. Five

Proyecto ‘The Wait’ de Six N. Five

 

Ezequiel Pini deja claro la importancia de «tener un buen equipo detrás» con el que se complemente a la perfección sus trabajos. En este sentido, Pini admite que trabaja con muchos artistas freelance de alrededor del mundo y que le permite «abrir los ojos» a nuevas ideas. «Estoy acostumbrado a trabajar solo y pedir ayuda siempre cuesta, pero es necesario». Respecto a esto, Ezequiel Pini apunta que «hay muchos aspectos administrativos que no te enseñan y, a su vez, son muy importante para seguir adelante con tus proyectos». El fundador de Six N. Five recomienda a las nuevas generaciones poder disfrutar de los proyectos que realicen sin dejar de lado la «disciplina y la constancia».

 

Puedes ver la entrevista entera a Ezequiel Pini en el canal de Youtube de LABASAD

 

Si quieres más información sobre uno de nuestros Másters, puedes mandarnos un email a [email protected] y nuestras asesoras estarán encantadas de atenderte.

 

El talento creativo es la capacidad que tenemos para crear nuevas ideas o conceptos que habitualmente producen soluciones originales. Está vinculado a la aptitud o la inteligencia y es algo con lo que nacemos todos. Tan sólo hace falta asomarse por una escuela infantil para ver a todas las niñas y niños dibujar compulsivamente o desarrollando habilidades para la creación. De hecho, si no controlamos el potencial creativo que tienen los niños, son capaces de acabar pintando todas las paredes y techos del lugar en el que están. Pero con el paso de los años esa pulsión creativa se va diluyendo y muchos abandonan progresivamente la práctica mientras que sólo unos pocos seguimos explorando nuestros estímulos creativos hasta acabar convirtiéndolos en una práctica habitual en nuestras vidas.

 

Este entusiasmo por el pensamiento original hace que, en muchos casos, acabemos tomando la decisión de vivir de nuestro talento y lo convirtamos en una profesión por la cual percibir un salario que nos permita vivir dignamente. Al acceder a los estudios superiores nuestra prioridad es decidir qué rama del ámbito de la creatividad vamos a escoger. En el caso de las artes visuales y aplicadas lo normal es que estemos valorando si vamos a estudiar diseño gráfico, creatividad en comunicación o fotografía, entre otras. Pero nunca nos paramos a pensar en cómo vamos a gestionar esas habilidades en entornos laborales reales.

 

La gestión profesional de la creatividad es algo que no solemos ver en los itinerarios curriculares de las escuelas de diseño y creatividad y eso influye en el momento de dar nuestros primeros pasos como profesionales. Al carecer de una base en habilidades empresariales, intuitivamente buscamos desarrollar nuestra carrera prestando nuestros servicios profesionales a una empresa u organización, trabajando bajo el mandato de un empleador, quien además nos proporciona un salario fijo a cambio de nuestro tiempo y trabajo. Esto está muy bien y podemos labrarnos una exitosa carrera profesional y creativa trabajando dentro de un organigrama empresarial. Pero recordemos, una vez fuimos niños que queríamos pintar fuera de los límites de una hoja en blanco y muchas personas creen que desarrollar una carrera profesional independiente sin un contrato que les vincule a una empresa les puede dar esa libertad creativa que necesitan.

 

Aquellos que se atreven a dar el paso y convertirse en profesionales por cuenta propia muy pronto empiezan a entender el precio que hay que pagar por esa libertad. A parte de ser comunicadores capaces de crear nuevos conceptos y soluciones originales, tienen que aprender a compartir tiempo, recursos y esfuerzos con otro tipo de tareas no previstas indispensables para la viabilidad de su carrera profesional: búsqueda de clientes, gestión de costes y beneficios, presupuestos, facturas, proveedores, colaboradores, contrataciones, y muchas otras gestiones más, la lista es interminable. La falta de formación y conocimientos en gestión empresarial provoca que muchos profesionales freelance gestionen incorractamente sus carreras y tengan que convivir constantemente con la incertidumbre, ya que el sueldo mensual nunca está garantizado.

 

Pero la incertidumbre y el miedo, si también sabemos administrarlos, son oportunidades para el cambio y el crecimiento, un trampolín para llevar a la práctica nuestros sueños profesionales y vitales. Una correcta gestión de nuestro talento nos ayuda a navegar a través de los mares de dudas y nos permite tener la suficiente autonomía para decidir cómo queremos que sea nuestra carrera profesional, cómo queremos gestionar nuestro tiempo, cómo aplicar nuestra creatividad, con qué tipo de clientes queremos trabajar, en definitiva, saber que somos dueños de nuestro propio destino. Por eso es muy importante que durante nuestra formación y primeros años de carrera profesional no sólo centremos nuestros esfuerzos en adquirir habilidades creativas sino también destreza empresarial.

 

La Gestión del diseño es, en esencia, el conjunto de acciones estratégicas, tácticas y operativas que permitirán alcanzar los objetivos en tu idea de negocio como creativo, en la que el diseño es una actividad medular. Aplicarla correctamente, evaluarla con minuciosidad, gestionarla hábilmente e implementarla de manera inteligente, es la clave para el éxito y la prosperidad de quienes gestionamos nuestras propias vidas, nuestros propios proyectos, nuestra propia forma de entender el mundo y la creatividad. No dediquemos nuestro tiempo a satisfacer los sueños de otros, cumplamos nuestros propios sueños!